EL JUEGO

Como cada mañana hay prisas, la oficina nos espera y el avance de las manecillas del reloj nos persigue amenazante... pero... como cada mañana lo ignoramos todo durante unos minutos. Hoy quiero sentirme niña otra vez, hoy el juego será el escondite, me abrazo a tu cuerpo presionando tu espalda con mis senos desnudos, desvío tu atención y dejas tus jeans a medio abrochar... me toca jugar a mí, hay algo escondido que deseo encontrar... mi mano derecha acaricia tu pecho mientras la otra empieza a dibujar un camino sinuoso y descendente sobre tu abdomen, se pierde dentro de tus boxers y gano, encuentro el tesoro escondido, y es entonces cuando por unos minutos el reloj se detiene, sólo para nosotros dos.


3 comentarios:

Pilar Muñoz dijo...

Qué buena forma de comenzar la mañana! Ay, si pudiéramos parar las agujas del reloj más de una vez! ;)
Un beso!

Mayte Esteban dijo...

Tienes que venir más por el blog, que se te olvida a menudo!!
Tus micros deberían estar todos juntos!!

Besos, gran Mel

Mel Caran dijo...

Cuánta razón tenéis las dos!!! Ojalá pudiéramos parar el avance del tiempo en muchas ocasiones... y es cierto, me olvido de muchas cosas en la vida, entre ellas el blog y twitter, son dos de mis asignaturas pendientes...
Besos guapas!!!